Por / 26th marzo, 2016 / Sin categoría / Off

Una casa de reposo para adulto mayor o residencia de personas mayores o asilo de ancianos es una institución (en ocasiones administrada como centro gerontológico, en ocasiones como casa particular con o sin servicios médicos adicionales) en el que viven temporal o permanentemente personas mayores en la mayoría de los casos con determinado grado de dependencia. En las casas de reposo o residencias se ofrecen servicios de desarrollo personal y atención sociosanitaria. En los casos en los que incluye servicios gerontológicos, se trata de un equipo de profesionales adecuados con formación gerontológica específica, con formación en diferentes especialidades.

En algunos países se les denomina ancianato.

Los motivos más comunes por los que los mayores van a vivir a una casa de reposo o residencia:

  • por necesidad de compañía
  • motivos de salud (deterioro de salud, disminución de autonomía personal)
  • por no poder valerse por sí mismo/a
  • por no molestar a la familia.

A la hora de ingresar en la casa de reposo o residencia, tiene más importancia evitar la soledad para las personas de mayor edad (85 años y más). La salud, sin embargo, es más importante entre las mujeres, sobre todo las menores de 85 años, mientras que los motivos familiares cobran importancia a mayor edad del residente. Entre las personas que están en la residencia sólo temporalmente, los motivos familiares, especialmente los de salud, cobran mayor importancia.

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone