Por / 23rd junio, 2015 / Sin categoría / Off

Los-beneficios-de-consumir-ajo-negro-500x334

 

 

 

 

Los ajos negros han sido tratados bajo un cuidadoso proceso de cocción donde se les expone a estas condiciones: Una alta humedad controlada a lo largo de un mes. Unas altas temperaturas también muy controladas para conseguir que se oxiden muy poco a poco. Es un proceso muy similar al de las uvas pasas, es decir, el ajo se oxida pero, a la vez, queda tierno por dentro, lo que permite que se vaya la “acidez” para convertirse así en ajos dulces, y con un sabor muy similar a los tamarindos.

El ajo negro duplica su contenido en antioxidantes debido a su lento proceso de cocción, que dura entre 30 y 45 días, el ajo negro llega a duplicar su contenido natural en antioxidantes, elevándose incluso su nivel de vitamina C.

Los ajos negros sintetizan más vitaminas, más minerales y más antioxidantes. Reduce la tensión arterial. La medicina oriental ha usado desde siempre el ajo negro para reducir la hipertensión. Basta con consumir un ajo después de cada comida (es decir, entre 3 y 5 al día) para ver resultados. Además, mejora la elasticidad de las arterias, reduce el nivel de glucosa en sangre y regula el nivel de colesterol malo en el organismo. Reduce el dolor de cabeza. Una de las virtudes más poderosas del ajo negro es mejorar la circulación sanguínea. De este modo se alza como un tratamiento natural muy adecuado para reducir la incidencia de las migrañas y el dolor de cabeza. Menos resfriados y menos gripes .Como ya sabes, el ajo es un antibiótico natural. En el caso del ajo negro, debido a su proceso de cocción y a su alto contenido en vitamina C y antioxidantes, nos sirve como un protector de nuestro sistema inmunológico. Lo refuerza y nos permite luchar mejor contra virus y bacterias y cualquier tipo de infección. Un condimento original en nuestra cocina .Te sorprenderá saber que en Corea o en Japón suelen incluir ajo negro para elaborar un tipo muy común de chocolate. Dado que su sabor es dulce y balsámico, ofrece grandes ideas para la cocina oriental, que poco a poco está llegando a Occidente, con bastante fuerza. No obstante, es común verlo en restaurantes asiáticos.

Muchas personas elaboran sus propios ajos negros en casa envolviendo una cabeza de ajo con papel de aluminio, y llevándolos después al horno en un recipiente hermético a una temperatura muy baja. Seguidamente, dejan que se fermente a lo largo de 40 días en ese mismo recipiente hermético.

Puedes combinarlo en ricas tostadas integrales untadas con queso o aceite de oliva. Puesto que el ajo negro es muy energético, es muy adecuado consumirlos en el desayuno. Combina con cualquier plato. Puedes cocinarlo con verduras y, especialmente, con pollo. Si deseas reducir tu colesterol o regular la hipertensión, consume un ajo negro después de tus comidas.

 

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone